domingo, 20 de julio de 2008

Las decepciones de la adultez

Cuando era adolescente pensaba que la edad adulta suponía –fundamentalmente –coger más (o coger, a secas) y tener más dinero (o tener dinero, a secas).

Estaba muy equivocado. Cuando comencé mi actual trabajo creí que mi vida sería un continuo festín: como no pago renta, visualicé mis quincenas derrochadas comiendo en restaurantes sofisticados, tomando el mejor vino –siempre, todos los días–, comprando un chingo de libros –obras completas de Ortega y Gasset y Borges, para empezar– y revistas, y viendo puro concierto chingón en primera fila o en Glastonbury. Insisto: cuán equivocado estaba. Nunca me sentí más pobre y quebrado que ahora. Mis años de becado en la universidad me parecen en retrospectiva llenos de opulencia. Hace tiempo que olvidé lo que significa que una nueva quincena se sume a lo que resta de las anteriores; ahora vivo una buena semana y otra de vergüenzas y frustraciones mientras espero la nueva quincena… y así una y otra vez. Y para colmo de males ya no cuento con mi coartada de antes: ‘Soy estudiante, estoy redactando mi tesis.’

En cuanto a lo de coger, volveré a ello en alguna otra ocasión.

18 comentarios:

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

la adultez!... siempre me da sobresaltos y tinos con los que no conte...

algun dia volvere a coger...por lo pronto me refugiare en soñar que cojo valor par volver a mi cotidina realidad llena de adultez.

bandeàpart dijo...

Emilio... play nice!

Pipe dijo...

Maestro, no existe el sueldo suficiente. Por lo menos no estás acumulando capital... en fin, sigue consumiendo. Besos.

Profana dijo...

uy, y lamento decirte que un aumento de sueldo NO es la solución.... entre más ganas, más terminas debiendo...


Yo tampoco entiendo....

El Nahual dijo...

Lo malo de trabajar es que aumentan considerablemente los gastos y uno comienza a endeudarse y la quincena no dura tanto como uno quisiera. Es sorprendente como uno cuando es universitario te rinde el dinero y te das tus lujos y tienes tiempo, de repente uno entra a trabajar y eso se esfuma. Supongo que el ingreso fijo da una falsa sensación de seguridad y uno comienza a descuidar las finanzas personales.

whiskyconprozac dijo...

Maldición, vivir para esperar la quincena, si, es horrible, creo que así vivo, jajajaj, Puñetera adultez!!!!
Saludos

Citlaliniux dijo...

tus reflexiones me dejaron fría.
estoy precisamente en la etapa que plaenteas.

Saludillos.

anónimo magdaleon dijo...

Por mi parte, buena cosa ha sido no esperar nada de nada. Sin expectativas, no hay decepción. Y - en cambio - la de sorpresas que me he llevado.
En todo caso, no tengo memoria para recordar que esperaba.

anónimo magdaleon dijo...

Fe de erratas:
donde dice: "para recordar que esperaba", debe decir "para recordar qué esperaba".

Saludos

dèbora hadaza dijo...

ay amigo cuanto te entiendo!

Darth Tater dijo...

¿En qué consistirá realmente la adultez? ¿por qué sentimos que somos los mismos pero la vida nos trata como si fuéramos otros? ¿dónde quedaron las tardes de cine, las semanas culturales, los buenos libros prestados de la biblioteca, las interminables charlas con los amigos? ¿dónde?

One güey dijo...

Jajajaja, se te ocurrió en la reunión o ya la tenías preparada? está buena de cualquier modo tu entrada, pero ahí ya te delataste en lo de coger eh, jajaja. Entiendo tu angustia, eso de que "mientras más tienes más te falta", pero creo que la neta no está tan dificil tener esas dos cosas que pides, o igual hay que encontrar el modo fácil de tenerlas... las cosas que uno tiene que aprender en la adultez...
Oye no había visto el fondo que pusiste, no mames me siento honrado, ja, te quedó chingón, ja, no en serio se ve bien la imagen en esas proporciones, a huevo, qué chido, bueno luego seguimos el coto!

RED SHOES GIRL dijo...

Por eso sigo siendo joven,y con demasiado energía, tengo el síndrome de Peter Pan, siempre seré niña. Pero es cierto en mi anterior trabajo la paga era mucho menos que la de ahora y pasaba todo el mes, ahora ni a la semana llego. Ya ni compro zapatos, uso mi dinero en algo más.....

(¿ortografía correcta?)

Emilio dijo...

Saludos Joe, te di crédito por la imágen, un par de entradas atrás: me alegra que te gustara. besos

Defeña salerosa dijo...

A mí me decpecionó la adolescencia. Y como la decepción empezó desde entonces, digamos q ahora ya estoy acostumbrada, por lo tanto no me sorprendo, por lo tanto, no me decepciono...ah qué vida esta...

Paul dijo...

Yo no me siento un adulto. Creo que tengo una sobre dosis de inmadurez. Además, después de leer tu entrada pensé que, en definitiva, son mucho peores las decepciones de la vejez cuando en vez de coger menos, el sexo pasa a ser un recuerdo mitológico.
Del dinero ni opino porque soy un desastre financiero, pero ya estoy leyendo las obras completas de Robert Kiyosaky (las de Ortega y Gasset tendrán que esperar) para convertirme en un inversor exitoso y arriesgado.

Un abrazo.

Garcín Altoalcázar dijo...

I've been there. No! Wait a sec. I am there.

Msky dijo...

Vaya... y además tienes que arruinarlo para los que apenas tenemos expectativas.